4 marzo, 2024
Cultura

¿Te gustaría conocer el palacio de Villa Devoto?

Ahora podrá ser realidad, porque ya se permite visitar en maravilloso Palacio Ceci del barrio porteño de Villa Devoto.

Las visitas podrán hacerse el 30 de octubre, a través de una nueva experiencia fotográfica que incluirá un recorrido presencial de una hora y un curso de fotografía de arquitectura con celular que será dictado en tres clases vía Zoom, a cargo de Diego Cabales. El valor total es de $700.
 
Mientras que el 6 de noviembre, se realizará una jornada exclusiva para los fotógrafos del curso, quienes podrán ir nuevamente en una visita que durará 2 horas.

 Las reservas deben realizarse en www.estudiopublica.com.ar/salidas .

Solo se permite el ingreso con reserva previa. Palacio Ceci: Lincoln 4305, Villa Devoto.

Según cuenta Cabales, el palacio “Era la casa de Alfredo Ceci, uno de los cinco hermanos de esa familia que llegó de Italia”. Y según cuenta la historia, una de las empleadas del palacio, fue una sobreviviente del hundimiento del Titanic. Algunos vecinos del lugar, aseguran que el aura de esta empleada de la familia, merodea estos ambientes.

El fotógrafo Diego Cabales, es un estudioso de las joyas ocultas de la Ciudad y el responsable de las visitas a esta mansión escondida.

La familia Ceci se completaba con los hermanos Egiziano, Socrate, Arístides y Parisina, todos provenientes de Camerano, provincia de Ancona. “La familia se relaciona con la comunidad italiana, fundamentalmente con Antonio Devoto, que es quien les abre las puertas de la zona. Los Ceci llegan en 1885 y el palacio data de 1913”, comentó el fotógrafo en diálogo con el diario La Nación.

Un dato importante que cuenta Cabales es que gran parte del mobiliario original aún se conserva dentro de la mansión. “Ánforas en piedra y mármol, esculturas y mesadas de mármol han quedado preservadas. Una de ellas es la obra “La Danza” de Giovanni Bastianini, hecha íntegramente en mármol y que tiene una hermana gemela en el Museo Pitti de Florencia”, aclara Cabales.

“En este lugar siempre había gente, aunque muchos integrantes de la familia pasaban la mitad del año en Italia. Con los años, todos fueron creciendo, algunos se quedaron en Europa y otros murieron, con lo cual, la casa va quedando deshabitada. Ante eso, los Ceci la dan en alquiler y Ayrolo, que fue el primer profesor de lenguaje de señas, se hace cargo de la propiedad”, explica Cabales.

Dado su valor, el edificio fue catalogado como Bien de interés arquitectónico por el Gobierno de la Ciudad en 2001.




Related posts

Se presentó el informe “Cultura en tiempos de Pandemia”

Elizabeth Machado

Semana de las Juventudes

Elizabeth Machado

Murió María Kodama

Elizabeth Machado